fbpx

Skip links

Los Angeles y la Paz

Los ángeles me han enseñado muchas cosas acerca de la paz, durante mis años de trabajo con ellos. Sobre todo el Arcángel Chamuel quien es el encargado de apoyar a la humanidad en este proceso. Lo primero que me enseñaron es que la paz empieza de adentro hacia fuera.

Para la mayoría de las personas ponen la responsabilidad de lograrlo en terceros. “Habrá paz cuando…….. “Si Juanito deja de gritar tendremos paz en esta casa….”etc. Sin embargo son pocos los que analizan lo que verdaderamente es la paz. La paz no está compuesta de actos externos, la paz es una actitud ante las diferencias, y está conformada por cómo reacciona cada uno de los seres humanos que habitamos este planeta ante ellas. Todos debemos vivir la paz para que la paz se dé y todos podemos contribuir para la paz. La paz se construye día a día en nuestra interacción con el mundo y los otros seres humanos, constantemente estamos tomando decisiones de paz o miedo.

La paz es un estado de consciencia que se manifiesta en cómo reaccionamos ante nuestro entorno. Es tan sencillo como cuando estamos en un trancón, podemos criticar, ponernos furiosos y pelear con el carro de al lado, o escoger no permitir que esta situación nos altere, entender que todo pasa por algo y buscar disfrutar la situación oyendo música. La Ley de cómo es Adentro es Afuera, nos enseña que al estar en paz, esto se verá reflejado en nuestra vida.

La paz, es ver las diferencias como una invitación para encontrar nuevos caminos. Cada ser humano vive y experimenta las situaciones de formas distintas, por lo tanto las diferencias existirán siempre, lo que genera paz, es la forma en que se solucionan. Así, la paz no es la ausencia de conflicto, es la capacidad para encontrar soluciones en equilibrio.

En el planeta del libre albedrío, es parte de nuestra realidad tener diferencias. Por lo tanto, buscar no tenerlas, hace que la definición de paz, entendida como todos pensar, sentir o actuar igual, se vuelva inalcanzable. Siendo así, los ángeles quieren proponer para este mes, que trabajemos la paz en nuestro día a día, como parte de contribuir a la paz de Colombia y del mundo. En vez de ser espectadores, y esperar que algo pase, nos volvemos gestores de paz a través de un cambio en nosotros.

Lo maravilloso de este proceso es además, la paz que experimentaremos en nuestra vida. Es tan sencillo como que proyectar paz, atrae paz, independientemente de lo que pase afuera. Pidan el apoyo del Arcángel Chamuel y sus ángeles. Se sorprenderán de los cambios que experimentan en su entorno y su relación con él. Las personas a su alrededor que vibran en el miedo, tenderán a alejarse, los conflictos se reducirán o solucionarán de formas inesperadas. Este es el poder de la paz interior. Si reaccionan con paz recibirán paz.

Para ayudar a este proceso hay una visualización sencilla : Respiraren profundo . Llamen mentalmente al Arcángel Chamuel y a los seres de luz que los acompañan y pídanles que los apoyen en vivir la paz. Luego visualicen una pirámide de luz dorada que los envuelve. Recuerden ponerle piso. Esta pirámide los protege y llena de paz y sabiduría para actuar con tranquilidad. Siéntanse rodeados e inmersos en paz. De esa pirámide, imaginan que sale un rayo de paz a las personas en su vida con las que tienen cosas que solucionar o a los acontecimientos mundiales. Esto se puede hacer cuando lean una noticia que los afecte o antes de una reunión importante. Repítanlo varias veces al día o en momentos de stress.

En el caso especifico del proceso de paz de Colombia, la invitación de los ángeles es a apoyar el proceso de paz de nuestro país. Este apoyo no quiere decir estar de acuerdo con la forma, quiere decir ser parte de la paz trabajando nuestra paz interior y cuidando la energía que enviamos al proceso.

Es muy importante tener claro que lo que pensemos, sintamos o digamos acerca de los acontecimientos en nuestra vida y a nivel mundial, afecta la energía que los rodea. Si hablan mal, energizan la situación negativa. Si sienten miedo también. Cada persona puede contribuir a la Paz. Esto se hace de dos formas apoyando energéticamente y con un cambio interno.

Energéticamente

Cuidando la energía que proyectamos hacia los acontecimientos, la cual se manifiesta a través de los pensamientos, palabras, creencias y actitudes

1. Palabras : exprésense en positivo y no critiquen, opinen. La diferencia entre criticar y opinar es la intención y emociones que haya detrás de las palabras. Si la intención está basada en un miedo, busca tenerla razón o sencillamente no tiene una energía constructiva, están criticando y es mejor callar.

2. Los pensamientos y sentimientos de miedo se manejan liberando, es decir, tomando la decisión consciente de que los quieren cambiar. Respiren profundo, visualicen una luz blanca de tranquilidad, claridad y amor que llega a los corazones de los involucrados. Pidan a Dios, el Arcángel Chamuel y a los Angeles, que los iluminen.

Internos

1.Aceptar que siempre habrá diferencias en opiniones y creencias.
2.Segundo pensar en lo que se tiene en común con la parte que sentimos tenemos conflicto. Esta es una parte mágica pues normalmente el conflicto se genera, por la forma que se actúa o busca un objetivo y no por el objetivo en sí. En este paso es muy importante fijar un bienestar, es decir , cómo nos queremos sentir y no que pase algo específico. Pues es en el detalle o en la forma donde se dan las diferencias. Hablen del bienestar que buscan y compártanlo con las personas con quien sienten hay conflicto.

3.Hacer una lista, así sea mental, de lo que nos gustaría que la otra parte cambiara o hiciera diferente y revisar que nosotros lo estamos haciendo, como lo pedimos. Por ejemplo, si quiero que una persona maneje decentemente, preguntarme si yo estoy manejando como lo estoy pidiendo. Otro ejemplo es, si quiero que mi pareja o mi jefe entiendan, asegurarme que ellos se sientan comprendidos.

4.Cuidar la intención, es decir actuar desde el amor y no desde el miedo.

5.Aprender a no sentirse atacado por las personas que piensan diferente o no están de acuerdo con nosotros. Si se proponen ver que los otros puntos de vista son la base para las nuevas ideas, pueden aprovecharlos. La mayoría de las personas están acostumbradas a sentir y pensar que cuando alguien está en desacuerdo con ellos, los están atacando o desacreditando. Esto genera una reacción defensiva y a justificaciones que impiden encontrar soluciones. Los invitamos a vivir la paz, enfrentando las diferencias como una oportunidad de ser creativos ante los problemas y así encontrar soluciones inesperadas. Para hacerlo, es importante entender los sentimientos y pensamientos del otro:
•Cuéntame porque piensas así?
•Qué te llevó a esa conclusión?
•Has pensando en alternativas?

6 . Decir “No” con respeto y aceptar un “NO” con amor. Una de las grandes fuentes de conflicto que veo en mi consulta, son las personas que no pueden decir que no, o que se ponen bravas como forma alternativa de decirlo. Para vivir en paz, debemos ser libres para escoger y ser fieles a nuestros sentimientos, si las personas de molestan, lo entendemos, pero esto no condiciona nuestra respuesta. “Se que quieres que te diga que sí, pero en este momento no puedo o no me siento bien para hacerlo.”
Aceptar un “No” con amor es igual de importante pues tendemos a sentirnos traicionados o decepcionados cuando alguien no hace lo que les pedimos. Es contribuir a la paz, sonreír cuando alguien te dice que no y dejarlos tranquilos en su elección.

En resumen, estar en paz es escoger responder con amor a todas las circuntacias de la vida. Entendiendo que todo pasa por algo y decidiendo buscar la oportunidad escondida.

Espero que apliquen y disfruten los consejos de los ángeles para ser gestores de paz en sus vidas!

un abrazo de luz, Maria Elvira
www.terapiaconangeles.com