fbpx

Skip links

Los Ángeles nos Apoyan en la Toma de Decisiones….

Empezamos una nueva semana y es la oportunidad de tomar decisiones para cambiar lo que sentimos que no esta funcionando en nuestra vida. La palabra “decisión” suele asustar, es algo que por definición implica que estamos perdiendo algo, cuando en realidad es una oportunidad.

Para aprender a tomar decisiones, debemos empezar por cambiar la angustia que nos produce, por emoción y entusiasmo, por difícil que sea, cuando nos enfrentamos a una decisión siempre es porque algo mejor esta esperando. Es por esto, que los ángeles son enfáticos al enseñarnos acerca de la forma de tomarlas. Si nos ponemos a pensar, cada segundo de nuestra vida es una decisión, en este momento es mi decisión escribir, levantarme por la mañana es una decisión, sonreír es una decisión, reaccionar a un insulto es una decisión, no reaccionar también lo es…..

Los ángeles me han enseñado que por comodidad, convertimos ciertas decisiones en obligaciones y así no tenemos que pensar en ellas. Estas obligaciones, que en el fondo son una decisión, nos cargan y hacen la vida pesada. Según las enseñanzas de estos seres de luz, decidir hacer lo que nos gusta y apasiona es el camino de la felicidad. Para lograr este estado debemos tener en cuenta varias guías:

1. Las decisiones siempre deben tomarse basándose en lo que se vive hoy. Esto quiere decir que debemos aprender a tomar una circunstancia de la vida y dividirla en varias decisiones fáciles reduciendo el impacto en tiempo. Por ejemplo, “Será que Juan es el hombre de mi vida?” Qué decisión tan grande, esa es una decisión que implica 50 o 60 años, la verdad creo que es muy difícil de tomar. Sin embargo, si le recorto el tiempo y más bien pienso: ¡Es Juan el hombre con el que quiero estar hoy? La respuesta viene mucho más rápido. Pensemos en otra: Será que cambio de trabajo?. En este caso, siempre empezamos a pensar en el futuro y la decisión empieza a complicarse cuando nos da susto de arrepentirnos. La pregunta debe ser “Quiero cambiar de trabajo hoy?”. La famosa pregunta de “que tal que me arrepienta” es una trampa que nos ponemos nosotros mismos pues si me llegase a arrepentir, en ese momento las circunstancias probablemente hayan cambiado y tomaremos otra decisión. Si nos concentramos en el hoy la decisión se facilita, no le tengan miedo al futuro, pues no existe, el hoy les da todas las pistas para tomar la decisión. Cuando pase el tiempo, otras serán las circunstancias y recuerden, si se llegan a “arrepentir” es porque harían las cosas distinto y hacer las cosas distinto, implica que ya aprendieron, por lo tanto, no es arrepentimiento es crecimiento!!!!!! Lo importante es que no les vuelva a pasar…..

2. Uno de mis grandes maestros dijo una vez: “Un hombre sólo es un “fracasado” cuando culpa a otro hombre de sus equivocaciones”. Es nuestra tendencia a culpar a otros de lo que pasa en nuestra vida: Al afirmar cosas como: “ Mi jefe es difícil” o “ Es que me ofendió y yo reaccioné”, estamos aceptando que no controlamos nuestra vida y que esta es el resultado de lo que otros hagan o piensen. Los ángeles nos invitan a entender que si asumimos responsabilidad sobre nuestras acciones, aprendemos y podemos cambiar lo que vivimos. Al asumir, aprendo, al culpar pierdo.

Por lo tanto ensayar para aprender, nunca es un fracaso. Sin embargo, culpar a otro, no nos permite aprender y eso si es una pérdida de tiempo. Recuerden todo pasa por algo y tiene una razón de ser. Si tenemos esta claridad tendremos tranquilidad para decidir. Les doy un ejemplo en mi vida: hace como un mes, envié un pedido de mis libros a Cartagena, y me equivoqué en la fecha de la remisión, y los devolvieron de la librería 15 días después y yo no me había enterado. Al principio me dio mucha angustia, pero después pensé: “Bueno, asumo la responsabilidad, aprendí a que debo llamar a confirmar la recepción de pedidos y yo sé que esto pasó por alguna razón que después entenderé”. Efectivamente, esa semana hubo un pedido grandísimo en Bogotá y no teníamos más libros, se vendieron en 2 días, cuando en Cartagena se hubieran vendido en 1 mes!!!!!!! Pídanles a sus ángeles que les ayuden a ver el aprendizaje y verán como pierden el miedo a decidir.

3. El tercer punto es quizás el más importante, pues define el resultado, y es, la intención. La intención se define con los sentimientos que tenemos o la razón por la cual hacemos algo. Recuerden, la energía del universo se divide en 2 amor y miedo. El amor es todo lo que nos trae tranquilidad y el miedo es la tristeza, la culpa, la venganza, la preocupación; es decir todo lo que nos produce desequilibrio. Una misma acción con dos intensiones distintas tiene dos resultados distintos. Si yo mando una hoja de vida con angustia y tristeza, el resultado es distinto que si la envío con entusiasmo y tranquilidad. Entonces, para decidir, asegúrense de no hacer las cosas por miedo sino con amor. Si es necesario, pospongan la decisión hasta que se baje la ansiedad y puedan sonreír para tomarla. Esa es la clave, pueden tener expectativa, pero no miedo. Entréguenle a sus ángeles sus miedos y apóyense en ellos para que les ayuden a fijar la intención.

4. Usen el corazón: Muchas personas creen que las decisiones se toman con la razón, yo los invito a “pensar con el corazón”. El corazón es intuitivo y si le damos la oportunidad sus consejos son sabios. Al decidir, piensen en cómo se sentirían con una opción y sientan…………… y con la otra……………….. la que mayor tranquilidad les dé, esa es.

5. Los ángeles también me han enseñado otra técnica para decidir, preguntarnos: ¿Cuál opción me acerca más a mi misión? Piensa en quien eres, y quién quieres ser, piensa en la dirección que te llevará la decisión y síguela….

Los invito a practicar esta semana tomando decisiones con lo que viven hoy, fijando la intención desde el amor y sin miedo a equivocarse. Pues como dice mi maestro” No hay decisiones equivocadas, sólo hay aprendizajes”

Chispitas de luz,
Maria Elvira

Todos los derechos reservados Maria Elvira Pombo Marchand. Cualquier reproducción total o parcial debe contar con la aprobación de la autora.