Liberando el Afán!!

por | 05. Paz Interior

Este año se ha pasado muy rápido, sé que todos los años decimos lo mismo, pero esta vez, quiero compartir con ustedes un mensaje de los ángeles con respecto al AFÁN. Este es el origen de que sintamos que el tiempo no alcanza. Ellos me enseñaron que el AFÁN es el miedo a no lograr algo. Basado en la creencia cultural de que si algo no sucede cuando queremos o “rápido” es que no va a darse. El efecto de este miedo es grande en nuestra vida, mas allá de lo que nos imaginamos, pues no sólo nos genera malestar, sino que también impide que disfrutemos el presente por estar pensando en el futuro. Yo diría que el afán es uno de las sensaciones que más afecta nuestra vida, salud, y poder creador.

Lo que he aprendido de mi experiencia guiada por los seres de luz se resume en las siguientes frases:
“El afán, desintoniza del momento perfecto para que las cosas fluyan.”
“El afán bloquea las alternativas inesperadas.”
“El afán envejece”
“El afán engorda”
Esta última puede sonar medio chistosa, pero tiene una razón clara de ser.
Empezaré por un maravilloso ejemplo del libro The Healing Code de Alex Loyd. Él cuenta de un barco de guerra el cual está en plena batalla. ¿Dónde están los tripulantes? ¡En sus puestos de batalla !!! ¿Cuándo el mismo barco está navegando en paz, donde están los marineros? Dedicados a limpieza, reparación de la nave y entrenamiento. Así mismo funciona nuestro cuerpo, cuando estamos estresados, el cuerpo se siente en estado de alerta constante y todas sus funciones están dirigidas a “protegernos” de un daño físico. Esto ha sido llamado por el psicólogo de Harvard Walter Cannon, el “ flight or fight response”. En español la “respuesta de correr o pelear”. Así como en el ejemplo del barco, nuestro cuerpo se prepara, acelerando el ritmo cardíaco, liberando adrenalina, la respiración se acelera y la digestión se vuelve más lenta para dirigir la sangre a los músculos de las piernas, etc. ¡Nos da más hambre y almacenamos más grasa, para poder estar preparados por si falta el alimento!!! Para no alargarme en el tema, esta respuesta de nuestro cuerpo es necesaria, para ciertos momentos, sin embargo, es importante que pare, para poder dedicar tiempo a sanar. Emocionalmente este estado nos lleva a buscar “el peligro” en todos lados y a estar a la defensiva o al ataque. Volviendo el miedo, el lente a través del cual vemos el mundo. El afán es uno de los miedos que mantiene nuestro cuerpo en estado de alerta constante, generando un gran desgaste físico, emocional y energético. El otro estado de nuestro cuerpo, en donde se dedica a digerir, sanar y reparar, lo he llamado FLUIR. Es maravilloso como la piel se ve más sana, se pierde el exceso de peso, y la actitud hacia la vida y los demás cambia. Es en él, que he experimentado un incremento en mi percepción de señales de los seres de luz, las sincronicidades, la eficiencia, la libertad de no sentirme “prisionera del tiempo.
A principios de este año, estaba muy cansada e irritable. Fue entonces que decidí dedicar un tiempo para mí y viví la experiencia de verdaderamente salir del modo de alerta en el que llevaba unos meses. ¡Los resultados fueron increíbles, todo empezó a fluir, me adelgacé 4 kilos sin hacer dieta, mi estado de ánimo cambio y volví a ser yo!! Los ángeles me apoyaron con sus mensajes los cuales quiero compartir con ustedes.
Lo primero es que todo tiene un tiempo perfecto para suceder Así pensemos o creamos que algo debe pasar en cierto instante, para que “las cosas salgan bien”, nuestra misión tiene unos tiempos y las oportunidades se presentarán cuando estemos listos y corresponda. A veces es mejor no saber qué va a pasar, pues sin no estamos preparados, lo bloqueamos. Si tenemos claro que lo que nos conviene llegará en el mejor momento, entonces en vez de afán tenemos certeza. Cuando tenemos afán, hacemos las cosas más rápido y nos desintonizamos con las oportunidades que el universo, y los seres de luz están poniendo en nuestro camino. Les voy a poner un ejemplo básico y sencillo. Estamos planeando un negocio de venta de velas y tenemos muchos pendientes. Caminando por la calle y sentimos el olor de café. Nos dan ganas de tomar uno, pero como “tenemos mucho que hacer”, decidimos que no. Resulta que, en el restaurante o cafetería, está tomando café un amigo del colegio que no vemos hace años y está buscando un proveedor de velas. Por no entrar, por el afán, y por no seguir el corazón, perdimos esta oportunidad o “coincidencia”. Esta es una forma sencilla de mostrarles como el afán en vez de ayudar, bloquea. Los seres de luz también me aclararon que liberar el afán nos vuelve más eficientes, y hace todo el sentido del mundo. Si me abro a sintonizarme, fluyo, me encontraré con las personas indicadas, en el momento perfecto.

El otro punto es la cantidad de pensamientos por segundo. Buda tiene una frase que dice: “Ni tus peores enemigos pueden hacerte tanto daño como tus propios pensamientos”. Los ángeles me enseñaron, que uno de los principales orígenes del afán son nuestros pensamientos. Entre más tengamos, más afán nos da. ¡Como tenemos tanto “que hacer” pues estamos constantemente pensando en lo que nos falta!! Para bajar la cantidad de pensamientos es importante decidir enfocarse en una cosa a la vez. A veces no lo hacemos porque creemos que estamos “dejando de hacer algo importante”. El consejo de los seres de luz para esto es sencillo. Parar y sentir. Nuestro corazón tiene claro la sintonía universal y lo que corresponde “hacer” en el momento. Por eso, la mejor forma de sintonizarnos es decidir priorizar por gusto. Cerrar los ojos y preguntarse mentalmente ¿Que me entusiasma hacer hoy?”. Esto, unido a abrirse a cambiar el plan si surge algo que entusiasme aún más, así sea tomarse un café, nos pone en el momento perfecto para que todo fluya. Es importante tener en cuenta dos cosas, la primera, verdaderamente darse el permiso de disfrutar la actividad escogida. Segundo, si vienen otros pensamientos de “pendientes”, anotarlos y liberarlos, repitiendo mentalmente, cuando me entusiasme lo hago pues en ese momento fluirá. Obviamente, si hay algo que consideramos “urgente” que no nos entusiasme, pero si no lo hacemos nos genera estrés, se hace. Con la práctica, se liberarán de los URGENTES y priorizarán con tranquilidad pues la experiencia así se los demostrará…entenderá que lo urgente también puede esperar ya que tiene un momento perfecto para suceder. Recuerden, hay momentos que es mejor no hacer nada, para que todo se organice.
Es importante poner de nuestra parte para aplicar esta enseñanza de los seres de luz. A continuación, una guía para liberar el afán:
1.La respiración: En mi experiencia entendí que la forma como le digo a mi cuerpo si debe estar en estado de “alerta” o FLUIR es la velocidad de mi respiración. Tomarse unos momentos para revisarla y respirar pausada y naturalmente, relaja y le envía el mensaje al cuerpo que puede dedicarse a sanar. Incluí en mi rutina diaria, respirar dedicarme a respirar unos 5 minutos por la mañana fijando la intención del día en abrirme a disfrutar para cumplir mi misión y hablando con mi cuerpo para contarle que puede centrarse en sanar. Reviso mi respiración varias veces al día, lo estoy haciendo mientras escribo, y conscientemente la relajo. Por la noche, antes de acostarme hago lo mismo agradeciendo lo vivido.

2.Definir el bienestar: Esta es la Ley del Bienestar que encuentra en mi libro De la Mano de los Angeles. En resumen, esta ley dice, que para crear nuestros sueños debemos enfocarnos en cómo nos queremos sentir con respecto a un área específica de nuestra vida y liberar la forma de obtenerlo. Es decir, liberar el “cómo lograrlo” y abrirse a las alternativas. Por ejemplo, si siento que quiero un cambio en mi trabajo, hacer una lista de emociones en positivo. Todos los días repetir al menos dos veces mentalmente: “ Angeles, maestros y seres de luz, me abro a recibir su guía para tomar las decisiones que me acerquen a sentirme motivado, abundante, entusiasmado, aportando y creciendo en mi trabajo. Decidan aplicar esta ley como una forma de “pensar” en el futuro y liberen el resto. ¡Recuerden, hay formas inesperadas de recibir ese bienestar, confíen!!

3.Dejarse guiar por el corazón: Esto se resume en que es importante sentir y preguntarse “¿Si no tuviera miedo qué haría hoy?”. Hago énfasis en HOY, porque querer controlar el futuro o el resultado genera afán. Permítanse fluir hacia nuevos caminos. Cuando vayan a tomar una decisión, háganse la pregunta.

4.Descansar: El cansancio es la forma como el cuerpo y la consciencia le dice a la persona que PARE. En nuestra cultura, el descanso es a veces visto como perder el tiempo. Sin embargo, tengo el caso de una persona que fue a mi consulta y los ángeles lo invitaron a descansar unos días. Él tenía que hacer unos pedidos de a unos pedidos de materia prima y estaba sobre el tiempo. Su cansancio lo asustaba pues no tenía claridad mental, pero más lo asustaba no tener la materia prima para su empresa. El decidió ser valiente, y descansar un día. Cuál sería su sorpresa, cuando durante su día de “descanso” bajaron los aranceles de lo que iba a comprar. Este es un claro ejemplo de cómo funciona el descanso, para guiarnos. Cabe anotar que esto sucede si uno ha hecho su mejor esfuerzo, su intención ha estado en dar lo mejor de sí mismo. Pues no se puede confundir con pereza o miedo a actuar

¡Recuerden que hay tantas oportunidades maravillosas que ni nos imaginamos, liberen el afán y sintonícense con ellas!!! Pidan el apoyo de sus ángeles.
Un abrazo de luz, Maria Elvira

Comparte este artículo en:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Escanea el código
Vive una aventura...
Hola
¿En qué podemos apoyarte?